martes, 14 de agosto de 2012

Deserción escolar, Familia mal constituida, Falta de integración de padres y apoderados en la escuela.



Ensayo:

Deserción escolar, Familia mal constituida, Falta de integración de padres y apoderados en la escuela.

.
“La actitud es escuchar, que está más allá de oír. Muchas veces oímos muchas cosas, pero tenemos que tratar de escuchar lo que el otro está queriéndonos decir, esto es, una actitud fundamental”. Paulo Freire.


1.-INTRODUCCIÓN.


     En el desarrollo de  los  temas sobre la Deserción escolar, las Familias mal constituida, la falta de integración de padres y apoderados en la escuela; es debido a que en gran medida el  pilar de éxito tiene relación  fundamental para que lo niños adquieran el gusto de aprender, crecer, desarrollarse como personas de bien,  parte sin lugar a dudas en el seno de  la familia. Factor fundamental que fortalecerá en gran medida  el apoyo,  el incentivo de entregar los primeros  estímulos para que el niño tome el gusto por el aprender para que no haya en un futuro no muy lejano una deserción escolar,  un problema que sin duda afecta al desarrollo de la sociedad.
      Habiendo un capital humano deficiente y sin las herramientas adecuadas como instrucción, capacitación;  para su desarrollo y crecimiento personal.
     Pero por elementos tantos externos como internos,  por  ejemplo externos: presiones económicas, influencia negativa de padres, amigos, familiares, profesores, complejidad de la materias, estos casos se dan habitualmente, dejando de manifiesto que hay mucho por hacer para trabajar con el ausentismo escolar  e integración de los padres con el sistema educativo para con sus hijos.
       Sin lugar a dudas el origen socioeconómico la herencia cultural de las familias  es la que predominará en el desarrollo cognoscitivo del niño, y le dará las pautas en su integración y aporte al desarrollo intelectual, valórico y humano en el niño. La escuela será la encargada de intervenir, entregar los aprendizajes educativos, estimulando la participación de forma activa y acercamiento de los padres y apoderados para lograr una alianza efectiva familia-escuela.
         Parto este ensayo haciéndome las siguientes preguntas: ¿El por qué de la deserción escolar? ¿Qué es lo que hace que nuestros niños y jóvenes dejen de asistir a clases?
¿Qué rol  cumplen nuestros padres y apoderados en todo lo que respecta al interés que puedan transmitir en el proceso del aprendizaje y la capacidad de los padres de apoyar  sobre el desempeño escolar?

       A partir de estas interrogantes por lo general  la deserción escolar o ausentismo se presenta  tanto en la enseñanza básica como en enseñanza media, debido a diversos factores: el desinterés por el estudio en los escolares, a causa de problemas socioculturales, emocionales, etc. que vive el educando. El rechazo a adquirir conocimientos de gran nivel, la cual es consecuencia de una baja autoestima a no querer sobresalir. La falta de comunicación entre los padres e hijos. La nula o poca motivación de parte del sistema educativo para con los niños/as y jóvenes.
     Los profesores a través de su compromiso y vocación  son los que tendrán que trabajar de forma activa  proporcionándoles  un ambiente cálido que los motive el asistir a la escuela, empatizar con cada uno de ellos independiente de su origen social, entregando el apoyo y potenciando las habilidades que cada educando posee.

     El documento elaborado por Fernanda Melis, Rodrigo Días y Amalia Palma de la División social de MIDEPLAN y subido en la Web en diciembre de 2005.
“Adolescentes y jóvenes que abandonan sus estudios antes de finalizar la enseñanza media: Principales Tendencias dice que las principales razones  son:
“Los adolescentes y jóvenes entre 14 y 24 años no asisten son: trabajo, maternidad, paternidad o embarazo, dificultad económica, no le interesa, ayuda en la casa o quehaceres del hogar y problemas de rendimiento.”
     Todas estas problemáticas que se presentan  van entrelazadas una con otras siendo la poca escolaridad y la pobreza lo que sin lugar a dudas es un factor importante en el desarrollo económico de un país. Mientras más educación tenga un país mayor será su riqueza  como lo cita José Brunner  y Gregory Elacqua  en su informe Capital Humano En Chile. Que dice “La formación del Capital humano es una tarea compleja. En ella inciden básicamente dos factores: el origen familiar de los estudiantes y la efectividad de la escuela, sus profesores y gestión.”
      Considerando estas palabras es en donde se pone de manifiesto que en aquellas familias donde existe una desventaja abismante en lo social, económico se da en ellos una desmotivación para continuar en el proceso educativo lo que  hace de alguna manera desertar del sistema,  pues no cuentan con el apoyo,  la integración de los padres o apoderados en su aprendizaje, viendo en el estudio algo tedioso  sin importancia en su desarrollo tanto educativo como en los valores que se les pueda entregar.  Las pocas ganas o nada de desmotivación, pues no se consideran parte del sistema viendo que sus oportunidades en lo académico están a años luz;  más aún si no están insertos en un ambiente cultural.  Viendo  sus posibilidades nulas de avanzar pues no cuentan muchas veces con apoyos de herramientas en su hogar como (computador, libros, diccionarios etc.)  Todo esto se les suma el nivel educacional de los padres muy  importante en la motivación de la enseñanza-aprendizaje de los niños; no viendo con optimismo un futuro mejor.  Es por eso la importancia de integrar a la familia en el proceso educativo de los niños a través de la escuela este nexo que se puede crear a través de las reuniones de padres y apoderados, donde tengan lugar de interiorizarse;  saber de ante mano cual es rol principal que cumplen ellos en la formación de sus hijos y en el desarrollo cognoscitivo. Que son ellos los primeros formadores,  motivadores lo que estimularán  para que sus hijos de sus hijos en el proceso educativo, que a pesar de las diferencias y desigualdades que hay con respecto a la educación,  que  se puede salir adelante siempre y cuando tengan las ganas de hacerlo y el deseo de crecer como personas de bien.

     (Corthorn & Pérez, 2005; Mineduc, 2004; Eptein, “2001;Ballén & moles,) “Los colegios que integran a las familias obtienen mejores resultados en términos de calidad de educación, por tanto se ha transformado en una tarea fundamental que familia y educación aúnen esfuerzos y trabajen juntos desde el rol de cada uno, con la meta clara de mejorar los aprendizajes de los alumnos/as” (Mineduc, 2005, p5).


      En simples palabras tanto la escuela como las familias necesitan de su complementación cuando se quiere lograr aprendizajes significativos , una formación de  valores , hábitos, responsabilidad y formadores de conciencia,   como  en  lo académico,  fomentando  el compromiso por los estudios,  la necesidad de aprender, el deseo de saber, las ganas de estudiar, haciéndoles una necesidad imperiosa de poder llegar a la autorrealización, jerarquía que según Maslow es la última necesidad que todos los seres humanos, niño, joven y adulto  tenemos que alcanzar para nuestro desarrollo personal. Cuando se logra satisfacer las necesidades más elementales como las necesidades fisiológicas, de seguridad, de pertenencia y cariño de estimación, la conducta comienza a estar motivada.  No así, si hay una insatisfacción estas necesidades producen perturbación en el desarrollo normal del niño/a o joven manifestando un mal ajuste, produciendo una desmotivación en el desarrollo del aprendizaje viendo una desigualdad existente en el sistema educacional  abandonando   su escolaridad a tan temprana edad, pues en un futuro no muy lejano les será de gran relevancia en su vida como adultos formadores en su propia familia.   

    Trabajar en romper cadenas,  en las desigualdades tan grandes que existen en la formación educacional en los niños y Jóvenes debido a su origen socio-económico, entorno familiar y capital social y cultural.
    
     Los niños/as , jóvenes necesitan del afecto principalmente por la familia, sentirse que pertenecen a un grupo familiar que lo amen, consideren, acepten incondicionalmente y necesita sentirse inserto por otras personas , tales como los profesores, sus compañeros, quienes motivarán a seguir con su compromiso educativo, proyectándose en su desarrollo en el aprendizaje.

   CONCLUSIÓN
  Numerosos estudios nacionales e internacionales consideran que la familia es el pilar fundamental en el desarrollo del niño, que el origen familiar de los estudiantes infiere bastante en su autoestima, es decir si el niño se ha criado en un ambiente cálido, con amor entrega de confianza y estímulos,  este se desarrollará sin duda con grandes expectativas en lo que respecta al ámbito académico pues se sentirá apoyado viendo el compromiso de sus padres para con él.  No así en el caso de aquellas familias mal constituidas donde se repite el  patrón de abandono,  nula participación con sus hijos en lo que respecta al desarrollo escolar, se ve claramente el fracaso de los niños o jóvenes: La falta de interés en asistir a las escuelas, ya que muchas veces no hay un referente a seguir. Pues el único referente que pueden tener es una familia inmersa en la drogadicción, delitos delictuales, madres ausentes.
Es por eso que es tan importante el rol que cumple la escuela y sus docentes a la hora de llegar a los educandos con entrega de herramientas afectivas y efectivas en el aprendizaje y que vean una luz esperanzadora a pesar de muchos obstáculos que se les presente en el recorrido escolar. Y que puedan cumplir con el objetivo social de la educación.
    Las escuelas que han logrado involucrar a un gran número de padres y apoderados en la enseñanza de sus hijos y una participación activa , se puede lograr mejores resultados en el quehacer de las obligaciones académicas, asisten con mayor regularidad a la escuela, demuestran mejor actitud y comportamiento, habiendo un compromiso entre padres e hijos.
     Una sociedad escuela-familia efectiva requiere una continua colaboración mutua, el apoyo y la participación del personal escolar y las familias, tanto en el hogar como en la escuela, en actividades que puedan afectar directamente el éxito del aprendizaje del niño. Si las familias van a trabajar con las escuelas como socios totales en la educación de sus hijos, las escuelas deberán proveer las oportunidades y el apoyo necesario para alcanzar el éxito.




BIBLIOGRAFIA

-Informe Capital Humano En Chile
José J.Brunner y Gregory Elacqua
Mayo 2003.
- El mal rendimiento académico y la indisciplina de los alumnos.
  Ángel Bustos.




Referencias







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada